Saltar al contenido
Patrimonio de Elche

Racó de La Palera y la casa aljibe

Racó de Palera, Elche.

Hay muchos rincones; Verona, la morera, baladres o rincón oscuro. Todos tienen algo diferente y a la vez particular, como es en el caso del Racó de la Palera, cuya particularidad es su estrecho y elevado paisaje de alturas, es decir, no contiene demasiada extensión, de ahí lo de rincón, por que queda encajonado en una parte de la sierra de la Pinyolenca y en cuanto a lo de paisajes de alturas, es por que encontramos grandes paredes verticales debido a las canteras que aprovecharon aquella falda de montaña. Dicho esto, no recomendamos pasar rodeando sus cabeceras en la parte superior, mejor pasar rodeando por bajo o seguir el camino antiguo empedrado por los canteros. En resumen; mucho cuidado.

Vista desde la cabecera superior de la cantera del Racó de la Palera.

Detalle altura.

Detalle de secciones por talla en la piedra.


Totalmente árido y de rocas castigadas por la erosión que no deja tregua ni a las canteras de época más reciente que allí descansan como colosos de grandes paredes verticales. Cada cantera está unida por un recorrido de piedra seca, un largo pasillo por donde los canteros transcurrían en su peligrosa labor. Muelles de carga, muros de bancales, paredes de presillas o estructuras hidráulicas también perecen allí en el más absoluto olvido en un cementerio de piedras colocadas y descolocadas de su lugar de origen.

Muelle de carga,
Detalle lateral pasillo de piedra en seco.

Racó de la Palera tiene un significado que quizás la referencia sea la planta de hoja ancha y familiar del cactus, pero allí no hemos visto ni rastro de esta planta. Otro significado pudiera ser ; personas cuyo oficio es desaguar tierras bajas y húmedas.
Y desaguar quiere decir: Extraer, echar el agua de un sitio o lugar. Dicho de un recipiente o de una concavidad: Dar salida a las aguas que contiene.
Pues tiene pinta que allí se dedicaban a algo más que a la cantería, quizás a la captación de agua, si nos atenemos a su proximidad al Racó de morera que según cuentan, hace tiempo fue un vergel, debido a los manantiales que tuvo una vez.

En este lugar desierto que hemos descrito hasta ahora, faltaría hablar de otro elemento que allí guarda al paso del tiempo. Hablamos de la casa de la Palera. Obviamente nos referimos a ella de este modo por el topónimo de lugar donde se encuentra. Es una pequeña casa, no muy grande, pero lo justo para refugiar o salvaguardar a unas ocho personas. La casa contiene una chimenea o lumbrera en su margen derecho. En contra, al margen izquierdo contiene una pequeña boca de aljibe, con lo cual, al menos la mitad de la planta del edificio en si, contiene un espacio hueco y impermeable para el almacenamiento del agua. Este elemento de aljibe se rellenaba con un sistema de captación del agua de lluvia a través del tejado. Que esta casa contenga un sistema de almacenamiento de aguas, la convierte en un importante elemento a conservar, si tenemos en cuenta las dificultades de Elche en la historia con la obtención de dicho elemento.

Otro detalle del cual nos dimos cuenta fue que la casa esta edificada dentro de un frente de talla, de donde sobresalen dos paredes laterales y una frontal con entrada, creando así un habitáculo encajonado dentro de la falda rocosa de la montaña. A parte encontramos lo que parece una acequia encajonada con un partidor.

Estos elementos en conjunto y alrededor de la casa, hacen pensar en la importancia del agua en la zona.

Frontal de la casa de la Palera.
Perdida parcial de techumbre.
Detalle partidor.


Otro raro hallazgo es el encuentro casual de lo que parece un petroglifo cuadrangular con doble canalillo trabajados en sección de “u” y con cierto deterioro. Totalmente orientadas sus esquinas o ángulos con los puntos cardinales. Localizada en una de las zonas más elevadas sobre una cresta de montaña y alejada de los frentes de cantera.
Señal para orientarte en un pasado remoto o quizás otro significado. Puede que guarde alguna relación a las canteras, pero este tipo de elementos también pueden pertenecer a otro período anterior a las canteras. Queda pendiente volver en días de equinoccios o solsticios para ver si sucede alguna alineación, de momento sabemos que se encuentra orientada y señalando en todo su conjunto hacia el este. Volveremos sin duda.

Petroglifo del Racó de la Palera.
Detalle orientación norte.