Saltar al contenido
Patrimonio de Elche

Font de la Perdiguera


Barranco de Verdaguer. Font de Perdiguera. Elche.

Por fin hemos podido visitar una de las zonas exclusivas del pasado ilicitano. Exclusiva por ser una de las pocas zonas de agua en el término de la villa ilicitana. Gracias a Antero Martínez, persona conocedora del terreno y de la historia que rodea a los manantiales, fuentes y estructuras para el agua,  pudimos visitar y conocer de primera mano la zona conocida como “la Font de la Perdiguera”, situada en el Interior de un pequeño barranco denominado “barranco de Verdaguer”, en la partida de les Vall-llongues.
Inicio del barranco de Verdaguer con doble cabecera.
No vamos comentar o mencionar  la historia que rodea a este lugar (que para nosotros es especial), por cuánto se movió y removió la disputa entre familias del s.XIX y XX que aquí convivían, por el terreno que contenía la fuente.   Para saber más, os remito a los blogs de RUTAS Y VERICUETOS y el blog de Palantir Yporquenounblog. Escribir la historia de nuevo entorno a esta “terreta bona”, seria parafrasear. Lo que si voy a contar es la situación actual, una situación que parece de abandono, de deterioro de sus pozos y minas, que narran una historia del agua, ligada a una Elche muerta de sed en algunos momentos de su historia contemporánea, como la de finales del s.XIX.                                                  Un lugar marcado en un enclave de caminos de paso hacia el interior de la meseta, siguiendo los antiguos caminos de Monforte, Aspe o de Elda, Novelda, Petrer y todos los pueblos de la trayectoria del bajo y medio Vinalopó. Quizás una prueba sea la de los restos de un carro de Galera como los que se usaban de transporte de personas, como de mercancías. También cerca de allí nos encontramos el “paso de los arrieros”, que como su nombre indica, se debe al transito de personas que ejercían esta profesión y que por lo tanto la zona de la Perdiguera tuvo que ser frecuentada por ellos, al menos para abastecerse de agua o vender sus productos. 

Por estos elementos mencionados, quizás fuera un lugar de abastecimiento de agua para el viajero. Otro dato es la cantidad de material en superficie de cerámica moderna tipo “botijo de Agost”, o vidriada como las que tienen nuestras  abuelas en casa, que sugiere o da que pensar que allí las gentes recogían agua. Todo esto es una hipótesis basada es la pruebas visuales allí depositadas. También podemos hablar de un auténtico oasis. Un pequeño vergel de cañas, de uña de gato, palmitos, palmeras, olivo y otras que no sabemos. Abandonadas y que siguen con vida por contener en sus entrañas un pequeño hilo de agua que aflora un manantial. Suponemos que allí mismo muere y quizás aparezca más adelante en la cabecera del barranco del Grifo (o no). Hoy por hoy, el acceso es complicado, de un día para otro afloraron las verjas que acotan y delimitan el barranco ( no se debería poner puertas al campo), pero en este terreno no nos vamos a meter.

Definitivamente es un lugar interesante que deberíamos conocer y proteger. Rodeado de un halo de belleza y peculiaridad, pues ya no quedan muchas fuentes o manantiales supervivientes dentro del entorno de Elche y con verdor propio de un oasis.  Por este motivo os mostramos algunas fotografías de aquellos elementos hidráulicos  que han sobrevivido durante algo mas de cien años y el pequeño oasis creador de vida tanto animal, como vegetal. Increíble encontrar semejante micro ecosistema después de andar por el árido paisaje mediterráneo propio de esta zona del levante. Imaginaros hace un siglo y medio atrás, cuando no disponían de los medios de ahora y encontrar agua en el camino. 

Pozo I .
Mina I .

Mina II. Interior.
Mina II. Vista hacia la boca de salida.
En un punto concreto de la bajante del barranco encontramos en zona escarpada la mayor concentración de elementos hidráulicos en total abandono. El pozo ha perdido el mayor compuesto de piedras y parte de su boca o entrada. Frente al pozo se sitúa la mina I, que es la de menor profundidad. Hoy se encuentra parcialmente tapada por la vegetación. Seguidamente y en desnivel acentuado, se sitúa a su izquierda la mina II. Esta mina si tiene una galería mucho mayor que la anterior. Todo en conjunto hoy esta seco. Si alguna vez el agua brotaba aquí, hoy ya no lo hace. Las minas y el pozo están a varios metros por debajo del nivel actual y parece que el terreno que sustenta todo el conjunto esta cediendo. Con lo cual, dicho esto, no se recomienda acercarse mucho por su peligrosidad.
Vista de picado de la zona con mayor concentración de elementos hidráulicos. 1. Mina I, 2. Mina II, 3. Pozo I. Entre el pozo y la mina II se nota claramente el declive del terreno.

Pozo II.
Detalle del empedrado del pozo II.
Siguiendo parte del barranco hacia a bajo, vamos notando que entramos en una zona mas verde y dejando atrás la aridez de lo anterior. Por esta parte se sitúa lo que hemos llamado pozo II. El agua que contenía estaba estancada y probablemente se deba a la inclinación del terreno sobre este lugar donde van a parar parte de las aguas de escorrentía del barranco y quizás por esto crearon este pozo. Para captar el agua en este punto, pero por lo visto ya no se le da utilidad ( o si ), pues el agua llevaba un  tiempo. 

Canalillo de agua.

Pequeño oasis.
La ultima parte que pudimos observar y que sin duda es la mejor, es la de estas fotos, todo un pequeño oasis en mitad de un barranco con un pequeño canal de agua natural que de algún punto brota hacia el exterior. No sabemos de donde, pero el agua fluye de allí mismo y gracias a eso todo un pequeño vergel se ha estado autoabasteciendo durante mucho tiempo. Y esperemos que siga así durante mucho tiempo.

AQUI NUESTRO VIDEO DEL BARRANCO DE VERDAGUER.


Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *