Saltar al contenido
Patrimonio de Elche

El Arsenal. Una construcción en un espacio singular


No se está en contra del avance. Todo lo contrario. Las ciudades tienen que evolucionar. Pero hoy, es posible y viable una evolución y progreso ecológico, sostenible, que no dañe el entorno y que se respete los restos arqueológicos.

Antes de hablar de la importancia del  yacimiento arqueológico del Arsenal, de su relación con el yacimiento ibero romano de la Alcudia y de la actual problemática de su posible desaparición por una construcción urbanística, hay que entender a pequeña escala la historia e importancia de su entorno.

La Historia del entorno del Arsenal

La ciudad de Elche y su entorno cuenta con una gran extensión territorial donde encontramos sierras al interior, campos de huertas y una larga zona de litoral. Todo esto atravesado por el río Vinalopó. Este río fue en el pasado más caudaloso y, junto con el río Segura, situado pocos kilómetros más al Sur, conformaba un delta llamado por los griegos en la antigüedad; el “Sinus Ilicitanus”.

En esta zona durante diferentes periodos de la humanidad, las diferentes culturas se van instalando alrededor de dicho seno marítimo y en las laderas de los ríos mencionados.

Las culturas del pasado usaban los afluentes y ríos como avenidas o caminos de idas y venidas hacia el interior de la Península Ibérica o hacia la zona mediterránea. Este es el caso del río de la ciudad ilicitana, el río Vinalopó. Aquí evolucionaron núcleos poblacionales desde la prehistoria hacia las diferentes edades de los metales. Los últimos en instalarse, ya  en la Edad Media fueron los árabes.

El yacimiento de La Alcudia

El yacimiento más importante y con renombre en Elche es La Alcudia, situada junto al río.

Allí fue hallada la Dama de Elche, icono máximo de la cultura ibérica entre otros. También en La Alcudia hay  indicios del pasado del hombre en la Prehistoria.

Sin embargo, por lo que mejor se conoce a niveles estructurales La Alcudia es por su pasado romano. Toda una auténtica ciudad romana con sus villas bajo el suelo de la Alcudia y gran parte del campo de Elche.

Ahora es cuando podemos hablar del yacimiento del Arsenal.

El Yacimiento del Arsenal

Un kilómetro en dirección Norte, saliendo de La Alcudia y en dirección a la actual ciudad de Elche (siguiendo un camino que bien podría ser parte de la centuria romana),  nos encontramos en una extremidad de dicha ciudad, otro yacimiento: el Arsenal.

Zona arqueológica a construir

Como no podía ser menos, el Arsenal también está localizado junto al río Vinalopó. Es otro yacimiento arqueológico también con diferentes restos de las diferentes etapas de la humanidad.

Ya se sabía de esta zona desde época de los hermanos Aureliano y Pedro Ibarra, pioneros en la historia y arqueología local a finales del s.XIX y principios del XX. Desde entonces este lugar pasa a ser conocido y nombrado como yacimiento por otros autores.

Pero serán dos memorias de excavaciones arqueológicas, una realizada  en la década de los 90 y otra en 2010 las que enfocarán luz sobre evidentes restos arqueológicos; una estructura de cabaña prehistórica, hornos ibéricos, una necrópolis romana, partes de camino ibérico y calzada de la vía Augusta y finalmente restos de épocas árabes. Todo esto entre otros.

Uno de los  motivos  importantes para la conservación entre otros  de la zona, se debe a los hornos y alfares ibéricos de donde saldría  la cerámica de tipología ibérica. Esta cerámica  se distribuyó  por el territorio, incluyendo otros yacimientos ibéricos.

En  algún punto de la zona alfarera tuvo que estar cerca, el lugar de extracción de  arcilla  como materia prima para la elaboración de dichas cerámicas.

También referente a las cerámicas ibéricas de Elche hay una tipología concreta en Ilici denominada Elche-Archena que tiene su origen en el yacimiento de la Alcudia y que probablemente estos hornos y alfares  contribuían en su fabricación.

Finalmente de un total aproximado de 20.000 piezas cerámicas se sacó una cronología de los s.V y IV a.C. período de esplendor ibérico en la Alcudia.

De época romana en el yacimiento del Arsenal, el  dato más importante es parte de una necrópolis, donde fueron hallados siete enterramientos, tres en sarcófago y cuatro en fosas, con un total de doce individuos.

También asociado a esta necrópolis, apareció parte de una calzada romana, la cual se puede interpretar como un ramal de vía que conectaba a la Colonia de  Ilici  con la vía Augusta.

Los romanos enterraban a sus muertos cerca de los caminos. Así, que no sería extraña tal coincidencia…

En  la parcelación romana de la ciudad Ilici Augusta, se conservan a través de caminos actuales  de campos, el trazado de los cardos y documanos, es decir, las líneas divisorias que se creaban para la planificación urbanística de una ciudad.

El cardo tiene una orientación norte-sur,  mientras el documanos lo hacía este-oeste. Si observamos desde una perspectiva visual aérea, centrándonos en el yacimiento de la Alcudia (ciudad romana de Ilici) se puede  observar como estos caminos (documanos y cardos) todavía existen en trazados y que a día de hoy se han convertido en caminos rurales, siendo uno de estos caminos el de la “avenida de Dolores” con  “Filet de Fora” que a día de hoy pasa junto al lateral del yacimiento del Arsenal y que se introduce dentro de la ciudad de la actual Elche.

De época árabe, se encontró un basurero de periodo almohade que arrojó información en base a esta cultura. Pero esto no es lo único de época árabe, si nos paramos a pensar en  que todos los huertos y sus estructuras hidráulicas  forman el palmeral de Elche. Por lo tanto todo el palmeral sería un yacimiento vivo y ecológico hederaro de los árabes hace poco más de mil años. Un oasis de palmeras único de Europa. Y se conservó llegando a nuestros días.

El palmeral dio a la ciudad de Elche un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

¿Pero que tiene que ver esto con el yacimiento del Arsenal?

Pues que junto al entorno del yacimiento arqueológico del Arsenal encontramos tres huertos;  el huerto de Portes encarnades, huerto de San Sano y huerto de Toni Escorina. Lo cual no se puede alterar su paisajística por conformar todo en su conjunto el palmeral ilicitano y que según UNESCO esto es uno de los requisitos a respetar y proteger. De lo contrario si lo edificado en el yacimiento del Arsenal altera la estética del palmeral, no solo se pierde un núcleo arqueológico importante, sino también se puede perder el título de patrimonio de la humanidad.

Ya sabemos de la importancia del Arsenal con su relación a La Alcudia, su proximidad a huertos de palmeras del patrimonio UNESCO, ahora toca saber el origen de su nombre.

El origen del nombre Arsenal

El origen del nombre se debe a una casa histórica, con solera,  denominada la Finca del Arsenal, una casa típica de la burguesía del s.XIX. Se convierte en las pocas de este estilo peculiar y que presenta un perfil  en buen estado.

Lamentablemente esta maravilla arquitectónica no se encuentra en el catálogo de bienes protegidos del plan general de 1998. Con lo cual, si las entidades pertinentes dan la autorización, esta casa será demolida.

Finalmente el yacimiento arqueológico del Arsenal presenta tres frentes;  su entorno arqueológico, sus huertos y su casa histórica. Todo esto frente a la construcción de un conjunto de bloques con alturas de hasta ocho plantas y con cavidad para 950 personas.

No se está en contra del avance. Todo lo contrario. Las ciudades tienen que evolucionar. Pero hoy es posible y viable una evolución y progreso ecológico, sostenible, que no dañe el entorno y que se respete los restos arqueológicos. Todo puede ir cogido de la mano con actuaciones urbanísticas saludables que sean ejemplo de modelo de ciudad ecológica, verde y sostenible donde cabe la historia y el progreso. Que no todo sea cemento y más cemento.

Mientras  la situación del yacimiento arqueológico del Arsenal y su entorno no sea favorable para el bien común, varias asociaciones, colectivos y ciudadanos particulares defenderemos está situación y las que puedan venir en el futuro.