Saltar al contenido
Patrimonio de Elche

Pedro Salinas, los Bonmatí y finca Lo Cruz.

Este relato comienza una tarde cualquiera paseando y eXplorando por las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de Alicante-Elche Miguel Hernández​​, un conjunto de casas semiderruidas, aisladas del resto y con abundantes escombros en sus inmediaciones, llamaron poderosamente nuestra atención.

Lo primero que observamos fue, lógicamente, los escombros y vertidos que a los los pies de las casas se amontonaban de forma apresurada y desordenada, ello nos llevó a fotografiar para su posterior denuncia a las autoridades pertinentes.

Posteriormente una abertura nos dejó contemplar una almazara abandonada, un molino de piedra compuesto por muelas cónicas de granito, capaces de triturar las aceitunas colocadas en la base del molino. La masa que sale del proceso de molienda ingresaría a la prensa para la extracción del aceite de oliva. Tristemente sospechamos que su desaparición o saqueo será en breve.

La magnitud y elementos de esas edificaciones nos llevaron a pensar que estábamos sobre alguna finca antigua y cuya importancia aún desconocemos.

De nuevo el Visor cartogràfic de la Generalitat Valenciana nos puso sobre la pista, colocando sobre ese conjunto el topónimo de Cases de Bonmatí, ya teníamos algo por donde empezar.

Realizando una pequeña búsqueda por internet de repente nos salió el nombre de Pedro Salinas (poeta, ensayista, profesor de literatura y traductor), pronto empezamos a relacionar ambas familias, una gran finca apareció ante nosotros, un gran terreno con grandes casas, extensiones de terrenos cultivadas, norias de sangre, (de las que ya hemos hablado en esta página), almazara, aljibes, palomar y quién sabe qué más.

Imagen de 1956, se observa claramente la N-340, línea de ferrocarril y tres círculos, dos en la zona central y uno a la izquierda, pertenecientes todos a las norias de sangre, ya que ese era el recorrido del animal de tiro.
Información de las norias gracias a Antero Martínez.

Justo al lado de la finca, creemos pudiera haber estado el apeadero de L’Altet, de los Ferrocarriles Andaluces. Finca bien comunicada, además por la cercanía de la carretera Alicante a Murcia.

Como resultado de todo lo anterior, presentamos este relato escrito por Rosa Brotons y parte del equipo de ElcheXplorer, Rosa es una amiga, colaboradora y ante todo mujer implicada en el conocimiento, divulgación y defensa de nuestro patrimonio:

En la pedanía de «El Altet», lindando con Alicante, se halla la finca Lo Cruz, caserío construido a finales del siglo XIX por Vicente Bonmatí, nacido a unos centenares de metros en les Cases de Bonmatí.

Vicente prosperó  en los negocios tanto en Santa Pola como en Argelia, exportando  esparto a Argelia y destilando anís Pernod en Maison-Carrée (actual ciudad El Harrach) con la marca Anís-Diamant.  

El apellido Bonmatí adaptado al árabe perdura en el barrio de Boumaâti  en El Harrach, barrio llamado así en su honor por la cesión de propiedades que realizó a la comunidad.

Vicente Bonmatí y Margarita Botella, natural de Santa Pola, tuvieron 7 hijas, Margarita (la mayor, esposa de Pedro Salinas), Antonia, Andrea, Rosalía, Josefina, Mariana y Matilde (madre de Hans Baunmeyer) .

Vicente Ramón Bonmatí Alemañ ya consta como accionista en la sociedad Nuevos Riegos El Progreso S.A, allá por 1906. También en el BOE del 15 de agosto de 1966 encontramos ese nombre vinculado a expropiaciones de terrenos a sus herederos, para la construcción de una carretera de acceso para la nacional 332, sin duda una persona de gran relevancia para la época debió de ser.

Sus padres eran Jayme BONMATI CARBONELL y Margarita ALEMANY ALONSO. Más información en https://gw.geneanet.org/derrymaine?lang=es&n=bonmati+alemany&oc=0&p=vicente+ramon.

Margarita Bonmatí Botella, (Argel 1884, Madrid 1953), y Pedro Salinas Serrano, (Madrid 1891, Boston 1951). Se conocieron en Santa Pola el 22 de julio de 1911, Margarita tenía 28 años y 21 Salinas, a Margarita le sorprendió un joven que cerca del antiguo balneario de La Sirena, junto la actual salida de las tabarqueras, hablaba en francés con otras personas, iniciando luego una correspondencia amorosa durante varios años. 

Se casaron en Maison-Carrée el 29 de diciembre de 1915. De dicha unión nacieron Soledad y Jaime, este último cuenta en este relato la historia de su nacimiento. https://elcultural.com/Travesias-Memorias-1925-1955

Nos acercamos a la finca Lo Cruz como haría Pedro Salinas en aquellos veranos en los que acudía a la finca de su suegro para pasar unos días con su familia, tomar baños en las playas del Altet y en alguna ocasión asistir a la representación del Misteri. La finca Lo Cruz recibió visitas de grandes intelectuales amigos de Pedro Salinas como el escritor Gabriel Miró. En Lo Cruz veraneó hasta que la Guerra Civil le obligó a exiliarse hasta su muerte.

En dicha finca localizamos y pudimos conversar con Hans Baunmeyer Bonmatí (Argelia 1939), que amablemente nos mostró la casona y nos guió por dentro. Conserva una escalera bastante cuidada que nos lleva a la parte más noble, decoraciones de pintura, suelo hidráulico, muebles antiguos y una terraza cerrada con ventanales enmarcados con celosías de madera desmontables (muy singulares y poco comunes), con lo cual, quedaba una terraza al aire muy fresca en verano, existiendo a levante otra terraza descubierta. Las ventanas de la fachada, exteriormente quedan enmarcadas con un característico color azul mediterráneo. En la parte trasera tiene las cuadras y corrales.

La casa de la Finca Lo Cruz, actualmente está deshabitada, excepto una pequeña parte en la que viven sus caseros, es propiedad de los descendientes de Vicente Bonmatí y necesita que se le reconozca su valor y se restaure. Dar a conocer su historia, no sólo por el paso de uno de los poetas más ilustres del 27, sino como casa solariega de la pequeña burguesía del siglo XIX. 

Les Cases de Bonmatí a fecha de hoy se encuentran repartidas o divididas en cuatro propiedades, todas ellas abandonadas y en ruinoso estado, mereciendo también su estudio, rehabilitación y recuperación de sus elementos etnográficos. 

Fuentes